Los hombres que toleran el estrés son más atractivos para las mujeres
Los hombres que toleran el estrés son más atractivos para las mujeres
Abril 5, 2017
El afecto y amor son tan masculinos como las necesidades de fuerza y poder
El afecto y amor son tan masculinos como las necesidades de fuerza y poder
Abril 7, 2017

“Se prohíbe eyacular”, versa un artículo publicado en el diario francés Le Monde

"Se prohíbe eyacular", versa un artículo publicado en el diario francés Le Monde

"Se prohíbe eyacular", versa un artículo publicado en el diario francés Le Monde

“Ahora está prohibido eyacular”, versa un artículo publicado en el diario francés Le Monde, escrito por organizaciones feministas, quienes parodian y condenan las ridículas prohibiciones de Donald Trump contra el aborto. “El feminismo es un engranaje que ayuda a decidir, actuar y fortalecer nuestras batallas”, dicen las mujeres organizadas que luchan contra la desigualdad, la violación y el acoso.

“Lo que el feminismo ha logrado hacer en treinta años es algo fenomenal, hemos ganado una batalla cultural y conquistado el mundo”, externan de manera elocuante.

En febrero pasado, para parodiar a Donald Trump y defender el aborto, la organización feminista “Somos 52” fabricó un artículo falso publicado en el diario francés Le Monde, con una foto de Hillary Clinton prohibiendo la eyaculación de los hombres. Es un montaje cómico desatado en las redes sociales, que ha sido visto por más de 5 millones de personas en Facebook, lo que les ha sido acreedoras de varios artículos para el New York Times o The Guardian. El feminismo se ha convertido en una fuerza agresiva, una luz para los mensajes de denuncia contra el derecho a usar tu cuerpo como mejor te convenga y a defenderlo.

En este mes de abril, “Somos 52” acaba de lanzar otra acción viral como advertencia para Trump, recordándole que las mujeres constituyen el 53% de los votantes. “Tenemos opiniones diferentes, pero estamos de acuerdo que las decisiones sobre los derechos del cuerpo o la celebración de las mujeres deben estar en manos de cada mujer. Excepto, a veces, cuando una de pocas mujeres es candidata a un puesto público y decide atacar nuestros derechos y valores.

Comments are closed.